inglés

"Will you write to me?" she asked. "I'll see," he said. "But probably not. You know I don't hold with letter writing unless there's something important to say." "Yes, dear, I know. So don't you bother." As they got closer to the airport, the fog began to thicken and the car had to slow down. "Oh dear!" cried Mrs Foster. "I'm sure I'm going to miss it now! What time is it?" "Stop complaining," the old man said. "It doesn't matter anyway. The airport is sure to be closed. They never fly in this sort of weather. I don't know why you took the trouble to come out." She couldn't be sure, but it seemed to her that there was suddenly a new note in his voice, and she turned to look at him. It was difficult to see any change in the look on his face under his beard. The mouth was what counted. She wished, as she had so often before, that she could see the mouth clearly. The eyes never showed anything unless he was very angry. "Of course," he went on, "if it does happen to go, then I agree with you - you'll be certain to miss it now. Why don't you accept it?" She turned away and looked through the window at the fog. It seemed to be getting thicker as they went along, and now she could only just make out the edge of the road and the area of grass next to it. She knew that her husband was still looking at her and quickly looked at him again. This time she noticed with a kind of horror that he was carefully watching the little place in the corner of her left eye where she could feel the muscle twitching. "Won't you?" he said. "Won't I what?" "Be sure to miss it now if it goes. We can't drive fast in this fog." He didn't speak to her any more after that. The car slowly drove on and on. The driver had a yellow lamp directed on to the edge of the road, and this helped him to keep going. Other lights, some white and some yellow, kept coming out of the fog towards them, and there was a very bright one that followed close behind them all the time. Suddenly, the driver stopped the car. "There!" Mr Foster cried. "We're stuck. I knew it." "No, sir," the driver said, turning round. "We made it. This is the airport." Without a word, Mrs Foster jumped out and hurried through the main entrance into the building. There were many unhappy people standing around the ticket desks. Most of them were waiting to catch their plane. She pushed her way through and spoke to one of the airline staff. "Yes," he said. "Your plane will be a little late leaving. But please don't go away. We're expecting

español

"¿Me escribirás?" ella preguntó. "Ya veré", dijo. "Pero probablemente no. Sabes que no me quedo con la escritura de cartas a menos que haya algo importante que decir ". "Sí, querida, lo sé. Así que no te molestes." A medida que se acercaban al aeropuerto, la niebla comenzó a espesarse y el automóvil tuvo que reducir la velocidad. "¡Oh querido!" gritó la señora Foster. "¡Estoy seguro de que me lo voy a perder ahora! ¿Qué hora es?" "Deja de quejarte", dijo el anciano. "No importa de todos modos. El aeropuerto seguramente estará cerrado. Nunca vuelan en este tipo de clima. No sé por qué se tomó la molestia de salir". No podía estar segura, pero le pareció que de repente había una nueva nota en su voz, y ella se volvió para mirarlo. Era difícil ver algún cambio en la expresión de su rostro debajo de la barba. los la boca era lo que contaba. Ella deseaba, como lo había hecho tantas veces antes, poder ver la boca claramente. Los ojos nunca mostraban nada a menos que estuviera muy enojado. "Por supuesto", prosiguió, "si sucede, entonces estoy de acuerdo contigo, seguro que te lo perderás ahora. ¿Por qué no lo acepta? " Se dio la vuelta y miró a través de la ventana hacia la niebla. Parecía volverse más grueso a medida que siguió, y ahora sólo podía distinguir el borde de la carretera y el área de césped junto a eso. Sabía que su esposo todavía la miraba y rápidamente lo miró de nuevo.Esta vez Ella notó con una especie de horror que él estaba observando con atención el pequeño lugar en la esquina de su ojo izquierdo donde podía sentir el músculo contraerse. "¿No es así?" él dijo. "¿No haré qué?" "Asegúrate de perderlo ahora si se va. No podemos conducir rápido en esta niebla". No volvió a hablar con ella después de eso. El coche avanzaba lentamente una y otra vez. El conductor tenía un amarillo lámpara dirigida al borde de la carretera, y esto le ayudó a seguir adelante. Otras luces, algunas blanco y algo de amarillo, seguía saliendo de la niebla hacia ellos, y había uno muy brillante que los seguía de cerca todo el tiempo. De repente, el conductor detuvo el auto. "¡Allí!" Gritó el señor Foster. "Estamos atascados. Lo sabía". "No, señor", dijo el conductor, volviéndose. "Lo logramos. Este es el aeropuerto". Sin una palabra, la señora Foster saltó y se apresuró a atravesar la entrada principal del edificio. Había mucha gente infeliz parada alrededor de los mostradores de venta de boletos. La mayoría de ellos estaban esperando coger su avión. Se abrió paso a empujones y habló con uno de los miembros del personal de la aerolínea. "Sí", dijo. "Su avión se retrasará un poco al salir. Pero, por favor, no se vaya. Estamos esperando

Traductor.com.ar | Condiciones del Servicio

Asegúrese de cumplir con las reglas de redacción y el idioma de los textos que traducirá. Una de las cosas importantes que los usuarios deben tener en cuenta cuando usan el sistema de diccionario Traductor.com.ar es que las palabras y textos utilizados al traducir se guardan en la base de datos y se comparten con otros usuarios en el contenido del sitio web. Por esta razón, le pedimos que preste atención a este tema en el proceso de traducción. Si no desea que sus traducciones se publiquen en el contenido del sitio web, póngase en contacto con →"Contacto" por correo electrónico. Tan pronto como los textos relevantes serán eliminados del contenido del sitio web.


Política de Privacidad

Los proveedores, incluido Google, utilizan cookies para mostrar anuncios relevantes ateniéndose las visitas anteriores de un usuario a su sitio web o a otros sitios web. El uso de cookies de publicidad permite a Google y a sus socios mostrar anuncios basados en las visitas realizadas por los usuarios a sus sitios web o a otros sitios web de Internet. Los usuarios pueden inhabilitar la publicidad personalizada. Para ello, deberán acceder a Preferencias de anuncios. (También puede explicarles que, si no desean que otros proveedores utilicen las cookies para la publicidad personalizada, deberán acceder a www.aboutads.info.)